Mariano Landa Espora

Mariano Landa Espora

Es docente en talleres de circo para niños con discapacidad, técnico en informática y bailarín y acróbata en la Compañía de Danzas sin Fronteras. Además, es uno de los fundadores de la Asociación Civil de Ataxias de Argentina (ATAR). A los 19 años, le diagnosticaron ataxia de Friedreich, lo cual le impediría volver a caminar. Con una vida que se presentaba llena de dificultades, no se rindió. Disertó en jornadas de discapacidad, practicó buceo, hizo un curso de navegación, estudió batería, y conoció lo que se convertiría en su vocación y cambiaría su vida para siempre: la danza aérea en arneses y la danza inclusiva. Con la ayuda de ATAR, formó parte de un equipo que reinventó una escuela de circo y reunió a docentes en pedagogía, kinesiología y artes circenses. Allí, también se sumaron organizaciones sociales y educativas que trabajan con personas con discapacidad. En ese lugar, comenzó a sentirse un artista. Lo invitaron a ponencias, charlas y congresos. Participó en un documental y en una película. Hoy, Mariano es un bailarín y acróbata diferente y único.