Germán Vega

Es el primer instructor de esquí en sillas de ruedas para personas convencionales del mundo. Un accidente mientras esquiaba en Bariloche le provocó una lesión medular. Antes de eso, ya colaboraba con Cre- arte, una institución para personas con discapacidad donde entrenaba a jóvenes para correr maratones y también tenía un local de ropa. Se rehabilitó en La Plata, adaptó su auto, comenzó a recuperar parte de su independencia y volvió a trabajar. En 2006, se puso de novio y conoció a una instructora de esquí adaptado que lo acercó a la disciplina. Dos años después, lo dejaron a cargo del Área de Discapacidad de la Municipalidad de Bariloche. En 2010, nació Joaquina, su primera hija, y luego llegaron los mellizos Fausto e Iñaki. Desde la fundación lleva a personas con discapacidad y movilidad reducida a hacer deportes de montaña. El año pasado, le propusieron hacer el curso de instructor de esquí para personas convencionales. Si bien fue un gran desafío, nunca bajó los brazos.