Matías Ambühl

“Nunca hay que decir no puedo. En la vida, siempre que se quiere, se puede”

Matías es hoy un profesional pero debió sortear innumerables trabas institucionales por lo que la obtención de su título significó un esfuerzo heroico para él, su familia y amigos.

 

Es un joven que sufre de Atetosis que es una afección neurológica que provoca movimientos involuntarios en cascada.

Matías lucha con esta cascada de movimientos lo que dificulta la coordinación y el control de su cuerpo.

Su frase preferida es “nunca digas NO PUEDO, debes intentarlo una y mil veces. TODO SE PUEDE.”

Su constancia, fortaleza de carácter y perseverancia posibilitaron su marcha independiente recién a los 6 años. A los 7 años tuvo su primer contacto con una computadora pero tampoco le resulta fácil controlar sus movimientos involuntarios cuando trabaja en ella.

Ideó estrategias “personales” para frenar sus movimientos, fruto de su inagotable voluntad por lograr sus objetivos de independencia, enfrentando nuevos desafíos cada día.

Matías es hoy un profesional pero debió sortear innumerables trabas institucionales por lo que la obtención de su título significó un esfuerzo heroico para él, su familia y amigos.

Es un verdadero ejemplo que te pone en contacto con lo verdadero de la vida al ver asumir a diario duras adversidades y permanente vulnerabilidad, con una sonrisa y con la disposición de ser él una ayuda para los demás; todos “los demás”, que olvidamos el saludo o la sonrisa o el muchas gracias, manejando un cuerpo coordinado.

Matías ha obtenido el diploma en discapacidad y desarrollo inclusivo en la Universidad Empresarial siglo XXI en 2009.