Juan María Nimo

Cuando tenía 4 años se aventuró al karting y debutó en mini cross,  disciplina con la cual logró ser piloto profesional y ganar varios campeonatos. A los 18 se cayó mientras competía para el equipo Suzuki chileno y eso le provocó una lesión medular a nivel torácico con parálisis en sus extremidades inferiores. Hoy se desplaza en silla de ruedas. Superó la parte más crítica y se convirtió en el primer piloto de pista y rally del país en competir con autos armados para su capacidad. Hizo esquí, jet, motocross, karting de asfalto y tierra, TC 2000, supermoto, danza y acrobacia aérea y manejó cuatriciclos, entre otras disciplinas. En muchas de sus hazañas subió a los podios, obtuvo resultados destacados y marcó records históricos. En 2013 hizo más de 1200 kilómetros en silla de ruedas de tipo maratón desde Neuquén hasta el Obelisco. En etapas de 60 y 100 kilómetros diarios estableció un pasamano solidario y generó una gran colecta de elementos ortopédicos en desuso y reutilizables como bastones, sillas de ruedas, andadores y también alimentos, ropa, pañales y juguetes. En octubre de 2015 logró lo impensado: obtuvo la licencia deportiva para competir a nivel nacional en el automovilismo.

También creó “Revolución Capacidad Diferente sin Límites” (Revol), un grupo que consiste en cambiar la visión sobre las personas con discapacidad.